Traducir o morir – INTERNACIONALIZACIÓN DE LAS EMPRESAS

Los términos INTERNACIONALIZACIÓN y CRISIS han ido de la mano en los últimos años. Nos hemos acostumbrado ya a oírlos y siempre pensamos que no tienen nada que ver con nosotros mismos, que eso sólo les “toca” a otros, como la muerte, esa amiga invisible que llevamos todos a diario en nuestras vidas.

Pues efectivamente vida y muerte van siempre unidas y si no queremos que nuestras empresas, nuestras familias y nuestros allegados mueran, hemos de iniciar acciones que alimenten nuestras células personales y empresariales. Una de ellas es la internacionalización pero ese “palabro” tan largo en qué consiste exactamente.

Según Oskar Villarreal Larrinaga del Departamento de Economía Financiera II. UPV/EHU : “La Internacionalización de la Empresa es una estrategia corporativa de crecimiento por diversificación geográfica internacional, a través de un proceso evolutivo y dinámico de largo plazo que afecta gradualmente a las diferentes actividades de la cadena valor y a la estructura organizativa de la empresa, con un compromiso e implicación creciente de sus recursos y capacidades con el entorno internacional, y basado en un conocimiento aumentativo”.

0012De la definición anterior destaco concretamente dos conceptos que son: CRECIMIENTO y DIVERSIFICACIÓN GEOGRÁFICA INTERNACIONAL. Estos son la base de la clave del éxito empresarial en el exterior y para ello, las empresas necesitan COMUNICARSE en el IDIOMA DE DESTINO. Ahí es donde los traductores representamos un papel fundamental que no hay que infravalorar ni destacar, simplemente utilizarlo como un canal PROFESIONAL que permite a las empresas CRECER y DIVERSIFICARSE en DISTINTOS PUNTOS GEOGRÁFICOS DEL MUNDO.

Concretamente en TRAYMA TRADUCCIONES nos mostramos satisfechos ayudando a muchas empresas alicantinas a CRECER en países como Argelia, Marruecos, Emiratos Árabes, Qatar, Dubai, Francia, Luxemburgo, Reino Unido, Suecia, etc. Nuestra intervención comunicativa consiste en traducir documentación oficial necesaria para optar a una licitación (traducciones juradas de escrituras de sociedades, cuentas anuales, balances, certificados del Registro Mercantil, títulos académicos, etc.), además de servir de enlace vía Skype, teléfono o correo electrónico en las negociaciones que se hayan de acometer.

Anuncios

¿MARCA NOTORIA O MARCA RENOMBRADA?

Considero oportuno destacar dos términos característicos del ámbito de Propiedad Industrial en los que un error de traducción conduciría al juez a dictar una sentencia incorrecta, en caso de litigio por ejemplo donde hubiera que demostrar el grado de popularidad de la marca.

danone traducción trayma alicantePara explicar estos dos conceptos me voy a remitir al artículo 8.2 de la Ley española de Marcas que dice así: “marcas notorias” son aquellos signos distintivos (distinctive signs) que, por su volumen de ventas, duración, intensidad o alcance geográfico de su uso, valoración o prestigio alcanzado en el mercado o por cualquier otra causa, sean generalmente conocidos por el sector pertinente del público al que se destinan los productos, servicios o actividades que distinguen dicha marca o nombre comercial. En otras palabras, “marca notoria” (well known), es aquella marca conocida por los consumidores de la clase de productos o servicios a los que se aplica (por ejemplo, “Danone” en el sector de la alimentación y más concretamente de los productos lácteos).

El artículo 8 nos explica qué es “marca renombrada” (renowned) o marca conocida cocacola traducción trayma alicante taken from marketing.espor diferentes grupos de consumidores en mercados diversos y no sólo dentro de su grupo (por ejemplo, “Coca-Cola”). La ley habla de subtipo de marca notoria que requiere mayor conocimiento por parte del público en general.

Hoy en día, los norteamericanos hablan también de “marca famosa” (famous trademark), término que no tiene una definición “oficial” dentro de la Ley de marcas española y que, por tanto, dependiendo del contexto podremos entender como notoria o renombrada.

Espero que con esta escueta explicación hayáis aprendido algo más en beneficio de futuras traducciones para la combinación de idiomas (inglés-español-inglés).

Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, ¿o Copyright?

Estimados amigos:

Día Mundial del Libro y del derecho de autor o copyright trayma traduccionesHoy conmemorando el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor he recibido una recomendación de la Fundación del Español Urgente Fundéu que transcribo textualmente así:

“Copyright es derechos de autor. El anglicismo copyright, que significa ‘derecho de explotación y reproducción de una obra intelectual, artística o científica’, puede traducirse al español por derechos de autor o derechos de edición. No obstante, si por alguna razón se prefiere usar el término inglés copyright, ha de hacerse en cursiva, o entre comillas si no se dispone de ese tipo de letra.”

Yo, como traductora especializada en Propiedad Industrial e Intelectual difiero mucho de lo que dice en esta ocasión, a pesar de que en muchas otras me parecen muy acertadas sus matizaciones. La mía hoy es que NO es lo mismo Derechos de Autor que Copyright, porque son términos que proceden de dos ámbitos jurídicos distintos, el napoleónico en el primer caso y el anglosajón, en el segundo.

Sin entrar en mencionar artículos de las correspondientes leyes, únicamente desnudando ambos términos podemos ver que Copyright protege la copia de la obra más que al autor,  mientras que los derechos de autor dirigen su protección hacia el autor y no a la obra. Son formas de ver la vida distintas, son partes de nuestro sistema neuronal que tienen unas prioridades distintas, por eso difiero de lo que dice Fundéu. Además, en el caso español se expresa dicho concepto en plural: derechos de autor y tiene su sentido, pues protege tanto los derechos patrimoniales o de explotación como los morales.

En lo que sí estoy de acuerdo es en escribir en cursiva el término Copyright por supuesto que sí, como toda entrada foránea en nuestro idioma. En cualquier caso, yo traduciría Derechos de autor a inglés por Author’s Rights y no por  Copyright por lo que acabo de explicar.

Espero paséis un buen día leyendo millones de traducciones, pues muchos leerán eso mismo, traducciones de originales por ende, hoy los traductores, creo que tenemos que celebrar un poquito también nuestro día.

¿Qué figura jurídica utilizan los Agentes de Propiedad Industrial y Abogados especializados en PI para defender los intereses de marcas NO REGISTRADAS de sus clientes?

wipo pub 483 reg marcas  trayma traduccionesPues bien, el Derecho británico utiliza la figura del “passing off” pudiendo proteger signos distintivos que no poseen la cualidad de marcas registrada. Si se puede probar que una determinada persona física y/o jurídica viene usando un signo en el mercado que ha adquirido goodwill, es decir, fama, prestigio y buena reputación, podrá demandar a la otra empresa y/o persona que haya utilizado la misma marca, tanto en el mercado nacional como internacional, y que hubiera atentado la marca del titular no registrado. El abogado británico puede demandarlo conforme a la figura jurídica del “passing off”.

Sin embargo, ¿qué sucede en España? ¿Cómo puede un abogado español o Agente de Propiedad Industrial defender esta misma situación? Normalmente, recurriendo a la ley de competencia desleal; opción que los anglosajones también pueden utilizar pero que les gusta menos. Concretamente, en España se protege una marca que no ha sido registrada a través de la Ley de Competencia Desleal 3/1991.

Lo que se protege a través del artículo 11 de la Ley de Competencia Desleal es la imitación del producto o servicio (la creación material, técnica, artística, estética y ornamental), protegiendo la reproducción idéntica o muy similar de los resultados del trabajo ajeno, y no la procedencia empresarial que quedaría protegido a través del artículo 6 de la misma ley (actos de confusión).

Esta ley se aplica subsidiariamente para perseguir conductas referentes a la propiedad industrial que son contrarias a los principios de competencia leal, como por ejemplo el uso de un símbolo que no tiene consideración de marca (porque carece de registro en la Oficina Española de Patentes y Marcas) propiedad de un competidor puede ser perseguido como “acto de confusión” (art. 6), “acto de engaño” (art 7) o “acto de imitación” (art 11), de acuerdo con las circunstancias del caso concreto.

Como ejemplos, tenemos el caso australiano de Cadbury Schepper v. Pub Squash [1981] RPC 429 cuya sentencia fue extremadamente reacia a conceder protección a demandas por passing off sobre la base de la imitación de ciertos signos que no son propiamente marcas. En este caso, el demandante se amparó en la ley del passing off para denunciar la imitación de las ideas o valores subyacentes en una campaña publicitaria de su bebida: la “hombría” y “aventura”, el demandante consideraba que habían adquirido distintividad con su producto. El tribunal, a pesar de reconocer que el defendido había ganado ventaja copiando la campaña publicitaria del demandante, no estimó la acción debido a que entendió que el público no había sido engañado respecto a la marca o signo distintivo.

En realidad, el verbo “to pass off” significa “engañar haciendo pasar los productos de uno, o la marca, por los de otro, usurpar, cometer fraude por imitación”. Lo que sucede es que en el contexto jurídico se trata de una figura tan específica del Derecho anglosajón y no existiendo equivalencia alguna en el Derecho español, se opta por no traducirlo y dejarlo en cursiva en inglés. Desde el punto de vista del traductor, lo dejaríamos así y luego entre paréntesis, añadiríamos una escueta explicación.

Saludos. Espero vuestros comentarios.

HACER UNA TRADUCCIÓN NO ES HACER UN HUEVO FRITO

www.trayma.comCon esta frase tan sugestiva espero se entienda que las traducciones llevan un proceso y que no se hacen en un momento. Más que un huevo frito, hacer una traducción en la jerga culinaria tan de moda últimamente, sería más bien cocinar un buen guiso. Todo guiso se deja reposar para que coja más sabor (_al menos, eso me enseñó mi abuela_) y precisamente esto es lo que los clientes no saben o no entienden bien.

Muy al contrario de esta premisa que puede ir ligada a múltiples refranes del tipo: “Las prisas no son buenas consejeras”, “Lo barato sale caro” los clientes nos piden las traducciones siempre, y digo bien SIEMPRE, para el día de antes y lo más barato posible. Cuando yo empecé a traducir, hace 18 años, el concepto de URGENCIA difería mucho del de ahora; las nuevas tecnologías han ayudado a que lleguemos antes a todo pero también nos han hecho vivir de manera más precipitada y desordenada. Estas tecnologías han empeorado la situación del traductor en el sentido de que las traducciones no juradas se envían por correo electrónico y llegan a su destinatario de manera casi instantánea. Hace 20 años se enviaban por correo postal o a lo sumo por módem primero y más tarde por fax. Lo malo es que los primeros faxes eran térmicos y en blanco y negro; por tanto, la tinta del papel desaparecía con el tiempo, así que siempre había que enviarlas por correo postal o incluso llevarlas en mano a su destinatario.

Muchos colegas traductores se sentirán muy identificados conmigo en lo que a las prisas se refiere. No hay cliente que no pida algo así, y además si es posible, barato. Hace años se cobraba por urgencia, hoy en día, todo lo contrario; la labor del traductor en España, además de traducir es ser educador de sus clientes, les ha de enseñar cuánto se puede traducir en un día y que no somos máquinas, que los textos han de reposar y llevar su tiempo de cocción X, dependiendo del tipo de texto. No todos los guisos ponen el mismo tiempo, también se puede cocinar con olla exprés o con Thermomix, pero también en la olla de toda la vida. En la traducción, sucede lo mismo, por ello, como buenos traductores antes de empezar a traducir hemos de informar a nuestro cliente, no sólo del precio sino también de lo importante que es la calidad del trabajo bien hecho y éste lleva su tiempo; ni más ni menos, su tiempo.

Deseo profundamente, que al menos mis clientes, entiendan muy bien esta reflexión y la interioricen en la medida de lo posible. Gracias a este espacio, que deja que me desahogue un poquito; ahora a seguir traduciendo que los minutos vuelan, con dolor de cuello por la tensión acumulada, los dedos engarrotados de tantas letras que tecleo al cabo del día y los ojos cansados que ya casi ni son capaces de abrirse. Sigo a las 12 de la noche traduciendo para todo aquel que me lo pida, pues al fin y al cabo, traducir es mi pasión, además de mi profesión.

¡Buenas noches!

OBAMA y RAJOY, ¿cómo lo interpretamos?

obama y rajoy cómo lo interpretamos la vanguardia

Con motivo de la visita de trabajo del Presidente de Gobierno español a Washington ayer tuve la ocasión de oír alguna que otra pifia sobre los distintos tipos de interpretación en boca de periodistas. Algo que, en parte, es normal si tenemos en cuenta que incluso aquellos que un día decidimos dedicarnos a esta profesión no entendíamos bien hasta que nos lo explicaron una primera vez.

A esto hay que añadirle, además, el hecho de que cuando hace 16 años dije que iba a estudiar Interpretación a Granada la gente me decía: ¡qué bien, pronto te veremos en el teatro o en la televisión! Mi respuesta a este comentario solía provocar cierta desilusión en su primera impresión, aunque al explicarles que se trataba de interpretar lo dicho en una lengua y cultura a otra distinta, decían: ¡qué profesión tan bonita y enriquecedora, y con mucho futuro!

A mí particularmente me encantaba oír esto último pues era y es mi vocación, aparte de profesión, y me animaba aún más si cabe. Anoche, escuchando una tertulia política sobre el viaje de Rajoy a la Casa Blanca me vinieron a la cabeza aquellos años en los que empecé a estudiar interpretación “de idiomas”, -coletilla que empleábamos mucho para poder aclarar conceptos en determinadas ocasiones-.

El periodista dijo que se había empleado el tipo de interpretación conocida como diferida cuando lo que quería decir era “consecutiva”. Entiendo que el periodista se dejó llevar por su argot periodístico pero enseguida hubo alguien que le corrigió diciendo que se trataba de “consecutiva”. A vosotros, lectores de mi incipiente blog, os voy a explicar muy brevemente en qué consiste este tipo de interpretación y otros también.

Para empeza,r la definición de “consecutiva” es según la RAE: “Que se sigue o sucede sin interrupción. Que sigue inmediatamente a otra o es consecuencia de ella”. Y, por el contrario, “diferido” es: “Dicho de un programa de radio o de televisión: Que se emite con posterioridad a su grabación.” Es decir, el orador habla y el intérprete (que no el traductor, pues la diferencia básicamente estriba en que el intérprete “habla” y el traductor “escribe”) lo transmite a otro idioma a posteriori.

Para el oyente, en un entorno de conferencia, suele resultar algo bastante pesado por ello es por lo que se suele utilizar más bien en reuniones bilaterales de alto nivel donde la precisión y matización de lo dicho es primordial, también en negociaciones políticas, entrevistas y conversaciones telefónicas. No obstante, para el intérprete es un tipo de interpretación bastante compleja y difícil pues ha de tomar nota de lo que dice una parte y luego la otra, pero además ha de memorizar, en ocasiones, hasta 8 minutos seguidos. Como ventaja tiene que resulta bastante asequible dado que no implica costes de alquiler de cabinas ni auriculares, micrófonos, ni montaje de ninguna índole.

Por eso, la que más se hace es la simultánea, un tipo de interpretación cuya ventaja es que se pronuncia un discurso sin interrupciones, la audiencia recibe la comunicación de manera fluida y es muy efectiva. Se logra una traducción muy fiel al original dado que se traduce transcurridos escasos segundos del discurso del orador. El inconveniente es que resulta el tipo de interpretación más caro que existe, dado que se ha de realizar mediante cabina con un equipo técnico de gran calidad.

Y después de esta pequeña reflexión, para entender de nuevo que la interpretación de ayer fue claramente consecutiva y no diferida, me despido hasta muy pronto.

VENDER, Y VENDER BIEN! COMUNICAR, Y COMUNICAR BIEN!

DSC_0262si1

Hace unos días estuve en el Centro de Emprendedores de Alicante. Dentro de su programación trimestral, la Agencia Local de Desarrollo invitó a TRAYMA TRADUCCIONES A desarrollar la jornada English Business Day y a compartirla con aquellos que quisiesen practicar su Business English, desarrollar nuevas habilidades lingüísticas y compartir sus experiencias sobre el tema.

Debía preparar la jornada y decidí enfocarla hacia las barreras que nos encontramos cuando salimos al extranjero en cuanto a negocios se refiere, es por ello que la titulé “English Barriers in International Bids”. Intuí que iba a ser un público más con ganas de aprender inglés técnico y especializado que interesados en mis servicios, no obstante aproveché la ocasión para recalcar la importancia de contar con nuestros servicios de traducción e interpretación ante situaciones “importantes”. Claro, “importante” es para nosotros desde la traducción de una página web, la cual debe trasmitir en todos los idiomas las mismas emociones que evocas en tu propio idioma; hasta las traducciones juradas de toda la documentación si queremos exportar nuestros productos al extranjero.
Muchos fueron los asistentes; todos, a modo de networking, nos presentamos en inglés. Había buen nivel! Seguidamente, desarrollé qué era TRAYMA y subrayé el cuidado que debemos tener para mantener nuestra marca personal y recalqué que si vendíamos algo, debíamos venderlo bien! Animé a los asistentes a no tener miedo, al esfuerzo constante, al acercamiento a la profesionalidad, a la eficiencia y a la confianza. Esta parte, según las encuestas, gustó! Seguidamente, presenté cómo trabajamos e insistí en la importancia de las encuestas de satisfacción de los clientes, pues ese feedback es el que nos hará crecer y mejorar al hacernos ver nuestras fortalezas para potenciarlas y nuestras debilidades para mejorarlas.

Después del break, nos pusimos a trabajar en aspectos más técnicos. Conversamos sobre la internacionalización de las empresas y expusimos los pros y contras de la autocontratación y el outsourcing. A continuación, expuse cómo influye ante la venta una traducción con errores y carente de sentido con ejemplos claros de menús de restaurantes mal traducidos, escrituras con errores en los datos, webs y catálogos traducidos con el google translator y casos de interpretaciones inentendibles; también expuse ejemplos de buenas prácticas en traducciones de documentos oficiales y jurados como escrituras de constitución de una sociedad de responsabilidad limitada, además del proceso que debemos seguir para que estas traducciones sean válidas en los países de recepción y los costes aproximados. Ante esta exposición, surgieron dudas sobre terminología jurídica, que poco a poco fuimos trabajando y aclarando.

Finalmente, y para que se entendiese aún mejor la necesidad de la traducción para aquellos que desean internacionalizar sus productos o servicios, expliqué cuál es el proceso y documentación que debía ser presentada para introducirse en Marruecos e Irak. Con esta información propuse realizar un ejercicio práctico, así que nos dividimos en grupos de 4. De cada grupo, dos componentes iban a exportar sus productos a países como Rusia, China, Brasil, Marruecos y Emiratos Árabes; y los otros dos, eran los partners o stakeholders. Con ello, se debía desarrollar de qué manera podría entrar en el país y qué documentación sería necesaria para empezar a vender. Para concluir la sesión, cada grupo expuso en inglés y en formato elevator pitch, cuál era su empresa, qué querían exportar, a qué país, quienes eran sus socios y de qué manera lo podrían conseguir.

Muy sinceramente, fue un placer compartir esta jornada con todos los asistentes. Según las encuestas gustó la exposición y fue provechosa para todos ellos. Lo fue también para mí. Ante todos aquellos que día a día queréis mejorar vuestras habilidades en el inglés, yo intenté transmitir el valor que aporta nuestra profesión ante situaciones que requieren nuestro servicio más especializado. De nuevo corroboré que la traducción es un valor intangible y que una buena traducción aporta un valor añadido a la empresa o servicio ya que en los tiempos que vivimos, impera la necesidad de comunicar nuestras ideas, nuestros valores, nuestros sentimientos, y además, de comunicarlos bien para obtener mejores resultados!
Me gustaría dar las gracias a la Agencia Local de Desarrollo de Alicante por darme la oportunidad de colaborar en estas jornadas y os animo a todos a participar en las siguientes.

Un fuerte abrazo a tod@s!