OBAMA y RAJOY, ¿cómo lo interpretamos?

obama y rajoy cómo lo interpretamos la vanguardia

Con motivo de la visita de trabajo del Presidente de Gobierno español a Washington ayer tuve la ocasión de oír alguna que otra pifia sobre los distintos tipos de interpretación en boca de periodistas. Algo que, en parte, es normal si tenemos en cuenta que incluso aquellos que un día decidimos dedicarnos a esta profesión no entendíamos bien hasta que nos lo explicaron una primera vez.

A esto hay que añadirle, además, el hecho de que cuando hace 16 años dije que iba a estudiar Interpretación a Granada la gente me decía: ¡qué bien, pronto te veremos en el teatro o en la televisión! Mi respuesta a este comentario solía provocar cierta desilusión en su primera impresión, aunque al explicarles que se trataba de interpretar lo dicho en una lengua y cultura a otra distinta, decían: ¡qué profesión tan bonita y enriquecedora, y con mucho futuro!

A mí particularmente me encantaba oír esto último pues era y es mi vocación, aparte de profesión, y me animaba aún más si cabe. Anoche, escuchando una tertulia política sobre el viaje de Rajoy a la Casa Blanca me vinieron a la cabeza aquellos años en los que empecé a estudiar interpretación “de idiomas”, -coletilla que empleábamos mucho para poder aclarar conceptos en determinadas ocasiones-.

El periodista dijo que se había empleado el tipo de interpretación conocida como diferida cuando lo que quería decir era “consecutiva”. Entiendo que el periodista se dejó llevar por su argot periodístico pero enseguida hubo alguien que le corrigió diciendo que se trataba de “consecutiva”. A vosotros, lectores de mi incipiente blog, os voy a explicar muy brevemente en qué consiste este tipo de interpretación y otros también.

Para empeza,r la definición de “consecutiva” es según la RAE: “Que se sigue o sucede sin interrupción. Que sigue inmediatamente a otra o es consecuencia de ella”. Y, por el contrario, “diferido” es: “Dicho de un programa de radio o de televisión: Que se emite con posterioridad a su grabación.” Es decir, el orador habla y el intérprete (que no el traductor, pues la diferencia básicamente estriba en que el intérprete “habla” y el traductor “escribe”) lo transmite a otro idioma a posteriori.

Para el oyente, en un entorno de conferencia, suele resultar algo bastante pesado por ello es por lo que se suele utilizar más bien en reuniones bilaterales de alto nivel donde la precisión y matización de lo dicho es primordial, también en negociaciones políticas, entrevistas y conversaciones telefónicas. No obstante, para el intérprete es un tipo de interpretación bastante compleja y difícil pues ha de tomar nota de lo que dice una parte y luego la otra, pero además ha de memorizar, en ocasiones, hasta 8 minutos seguidos. Como ventaja tiene que resulta bastante asequible dado que no implica costes de alquiler de cabinas ni auriculares, micrófonos, ni montaje de ninguna índole.

Por eso, la que más se hace es la simultánea, un tipo de interpretación cuya ventaja es que se pronuncia un discurso sin interrupciones, la audiencia recibe la comunicación de manera fluida y es muy efectiva. Se logra una traducción muy fiel al original dado que se traduce transcurridos escasos segundos del discurso del orador. El inconveniente es que resulta el tipo de interpretación más caro que existe, dado que se ha de realizar mediante cabina con un equipo técnico de gran calidad.

Y después de esta pequeña reflexión, para entender de nuevo que la interpretación de ayer fue claramente consecutiva y no diferida, me despido hasta muy pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s