Los peligros de Doctor Google

La semana pasada tuve que recordarle a algunos traductores amigos que Google no es el Doctor que lo cura todo ni tampoco un sabelotodo, sino alguien del que debemos desconfiar más que confiar a pies juntillas.

google traducción

Cuando empecé a traducir no existía Internet, ni tampoco traducía con ordenadores sino con máquinas de escribir electrónicas donde prácticamente no podías corregir lo escrito, ello facilitaba tu concentración a la hora de redactar. Hoy en día, todos los que nos dedicamos a esta linda profesión sabemos cuánto ha cambiado todo nuestro entorno de trabajo, pero ello no nos debe llevar a olvidar que la base de todo trabajo de traducción bien hecho es la DOCUMENTACIÓN. Antaño solíamos preguntar al “experto en la materia” para que nos aclarara determinados términos y conceptos que no entendíamos o que en su polisemia había alguna interpretación que desconocíamos. Hoy cubrimos ese paso acudiendo a Google, y ahí es donde podemos caer al vacío sin paracaídas…. Como os decía, la semana pasada, me encontré con un texto traducido por un compañero traductor que podríamos decir que era una traducción “perfecta e impoluta”, a excepción de un término mal traducido que había enturbiado lo bien que estaba el resto del texto _por cierto, una desgracia para todo traductor que se precie de serlo, pues nos recordarán por ese fallo_ sobre el que yo soy, no obstante, muy crítica, pues no es justificable en ningún caso.

Y, ¿qué había sucedido?, pues lo de siempre, el traductor intenta justificar su postura de que ha encontrado “su traducción” en el mismo contexto en el que se sitúa el texto a traducir y puede ser cierto, pues yo siempre digo que Google nos muestra lo que queremos ver con el objeto de ser “amigo de todos”. Yo leo siempre entre líneas a Doctor Google y en la distancia y si no me queda claro, pregunto al experto. Eso fue lo que hice en la revisión del texto traducido que efectivamente confirmó nuestras sospechas.

Quiero compartir con todos vosotros el término para que no os pase nunca a vosotros. En concreto, se trata del término “POINTS” en el ámbito de los colchones. En las tarifas de precios de colchones, muebles y tapicería se habla de “PUNTOS” y que cada empresa relaciona con un determinado valor en euros, no siempre coincidente con un euro ni con un porcentaje, como erróneamente había creído el traductor.

doctor-google

Una equivocación de este tipo puede hacernos perder al cliente, máxime cuando nosotros no nos damos cuenta en la revisión del texto traducido y el cliente ya ha imprimido el catálogo con el correspondiente coste añadido al disgusto de nuestro cliente.

Mi sugerencia otra vez es que la experiencia me demuestra siempre que lo más importante para ser un buen profesional es ser buen conocedor de todo lo que traducimos, pues a fin de cuentas, somos los responsables de que nuestros lectores entiendan bien el mensaje que hemos de transmitir, no traducimos palabras sino conceptos. Si tenemos la más mínima duda sobre algo, hemos de preguntar, preguntar, preguntar sin miedo a que se nos diga tonto, pues quedaremos mucho peor si traducimos algo que por temor a preguntar conseguimos el efecto más que contrario al esperado que es comunicar sabiendo lo que escribimos.

Traducir o morir – INTERNACIONALIZACIÓN DE LAS EMPRESAS

Los términos INTERNACIONALIZACIÓN y CRISIS han ido de la mano en los últimos años. Nos hemos acostumbrado ya a oírlos y siempre pensamos que no tienen nada que ver con nosotros mismos, que eso sólo les “toca” a otros, como la muerte, esa amiga invisible que llevamos todos a diario en nuestras vidas.

Pues efectivamente vida y muerte van siempre unidas y si no queremos que nuestras empresas, nuestras familias y nuestros allegados mueran, hemos de iniciar acciones que alimenten nuestras células personales y empresariales. Una de ellas es la internacionalización pero ese “palabro” tan largo en qué consiste exactamente.

Según Oskar Villarreal Larrinaga del Departamento de Economía Financiera II. UPV/EHU : “La Internacionalización de la Empresa es una estrategia corporativa de crecimiento por diversificación geográfica internacional, a través de un proceso evolutivo y dinámico de largo plazo que afecta gradualmente a las diferentes actividades de la cadena valor y a la estructura organizativa de la empresa, con un compromiso e implicación creciente de sus recursos y capacidades con el entorno internacional, y basado en un conocimiento aumentativo”.

0012De la definición anterior destaco concretamente dos conceptos que son: CRECIMIENTO y DIVERSIFICACIÓN GEOGRÁFICA INTERNACIONAL. Estos son la base de la clave del éxito empresarial en el exterior y para ello, las empresas necesitan COMUNICARSE en el IDIOMA DE DESTINO. Ahí es donde los traductores representamos un papel fundamental que no hay que infravalorar ni destacar, simplemente utilizarlo como un canal PROFESIONAL que permite a las empresas CRECER y DIVERSIFICARSE en DISTINTOS PUNTOS GEOGRÁFICOS DEL MUNDO.

Concretamente en TRAYMA TRADUCCIONES nos mostramos satisfechos ayudando a muchas empresas alicantinas a CRECER en países como Argelia, Marruecos, Emiratos Árabes, Qatar, Dubai, Francia, Luxemburgo, Reino Unido, Suecia, etc. Nuestra intervención comunicativa consiste en traducir documentación oficial necesaria para optar a una licitación (traducciones juradas de escrituras de sociedades, cuentas anuales, balances, certificados del Registro Mercantil, títulos académicos, etc.), además de servir de enlace vía Skype, teléfono o correo electrónico en las negociaciones que se hayan de acometer.

Julia en la Onda. La G de Monegal no es fricativa.

julia otero y ferran monegalAyer tarde cuando iba en coche a recoger a mis hijos al cole iba escuchando a “Julia en la Onda” a la que suelo escuchar siempre que puedo. Al despedirse del Sr. Monegal, sacó el tema de la pronunciación de sílabas y la fonética, añoranzas que tenía del pasado en la escuela. Como ejemplo, empleó el apellido del Sr. Monegal y le dijo: ¿Sabe usted que el sonido “g” de su apellido es “gue” y su denominación oficial es “fricativa”? Yo me sorprendí mucho al escucharla, sobre todo, por ser ella catalanoparlante. Yo soy valenciana de nacimiento y he aprendido la lengua valenciana y recordaba perfectamente que nos decían que la “f” era la fricativa. No obstante, Julia seguía añadiendo calificativos a su “fricativa” y explicaba que se trataba de “rozamiento”, “fricción”. Yo seguía pensando: ¡pero si tiene razón en lo de rozamiento referente a la fricativa, pero es que la “gue” no lo es! ¿Es que no lo nota al pronunciar?

No entendía nada, máxime cuando lo repetía una y otra vez. No obstante, tengo que decir que lo decía con tanta seguridad, aseverando y repitiéndose en su afirmación, de manera tan contundente, que es muy probable que los oyentes se lo creyeran a pies juntillas. No dudó en ningún momento y eso la hace ser grande en comunicación. Recuerdo que cuando yo estudié Interpretación (la referente a la traducción oral de idiomas, no a la de actriz), la profesora nos decía que no importaba si comprendíamos mejor o peor a nuestro interlocutor que lo que teníamos que hacer era NO DUDAR NUNCA y comunicar con total seguridad, de ese modo, todos se creerían que lo que decimos es efectivamente lo que queremos decir.

A pesar de ello, no puedo dejar de intentar solventar el error cometido por Julia ayer tarde para que todos aprendamos un poquito más cada día y Julia, estoy segura, lo agradecerá. Así que ahí va la explicación de la RAE respecto a qué es “fricativa” y qué es “gutural”.

FRICATIVA: Fon. Dicho de una consonante: Que se articula permitiendo una salida continua del aire emitido, y hace que este produzca cierta fricción o roce en los órganos bucales; p. ej., la f, s, z, j.

letra g, guturalGUTURAL: 1. adj. Perteneciente o relativo a la garganta.

  1. adj. Fon. Dicho de un sonido: Que se articula tocando el dorso de la lengua con la parte posterior del velo del paladar o acercándose a él formando una estrechez por la que pasa el aire espirado. Ejemplos de consonantes guturales son la T, la D, la K, la Y, la J y la G.

Y que conste que yo no soy ninguna experta, es simplemente lo que recuerdo. Posiblemente se pueda hilar más fino aún y hablar de oclusivas, u otras, pero fricativa no es “Sr. Monegal” su apellido.

¡Que pasen un buen día!

¿MARCA NOTORIA O MARCA RENOMBRADA?

Considero oportuno destacar dos términos característicos del ámbito de Propiedad Industrial en los que un error de traducción conduciría al juez a dictar una sentencia incorrecta, en caso de litigio por ejemplo donde hubiera que demostrar el grado de popularidad de la marca.

danone traducción trayma alicantePara explicar estos dos conceptos me voy a remitir al artículo 8.2 de la Ley española de Marcas que dice así: “marcas notorias” son aquellos signos distintivos (distinctive signs) que, por su volumen de ventas, duración, intensidad o alcance geográfico de su uso, valoración o prestigio alcanzado en el mercado o por cualquier otra causa, sean generalmente conocidos por el sector pertinente del público al que se destinan los productos, servicios o actividades que distinguen dicha marca o nombre comercial. En otras palabras, “marca notoria” (well known), es aquella marca conocida por los consumidores de la clase de productos o servicios a los que se aplica (por ejemplo, “Danone” en el sector de la alimentación y más concretamente de los productos lácteos).

El artículo 8 nos explica qué es “marca renombrada” (renowned) o marca conocida cocacola traducción trayma alicante taken from marketing.espor diferentes grupos de consumidores en mercados diversos y no sólo dentro de su grupo (por ejemplo, “Coca-Cola”). La ley habla de subtipo de marca notoria que requiere mayor conocimiento por parte del público en general.

Hoy en día, los norteamericanos hablan también de “marca famosa” (famous trademark), término que no tiene una definición “oficial” dentro de la Ley de marcas española y que, por tanto, dependiendo del contexto podremos entender como notoria o renombrada.

Espero que con esta escueta explicación hayáis aprendido algo más en beneficio de futuras traducciones para la combinación de idiomas (inglés-español-inglés).

¿Por qué tengo que jurar mis títulos?

Seguramente te hagas esta pregunta si vas a viajar a otro un país, vas a estudiar en un colegio o universidad extranjera, incluso si vas a trabajar en una empresa internacional, y te han pedido la TRADUCCIÓN JURADA de tus títulos académicos. No te  preocupes: en este post, voy a explicar por qué tienes que jurar tus títulos.

En primer lugar, explicaré porqué te piden los títulos traducidos y jurados; en segundo lugar, destacaré la diferencia que hay entre una traducción jurada y no jurada. Y por último, comentaré de qué se compone una traducción jurada, plazos de entrega y los costes aproximados.

Conforme he avanzado, la necesidad de traducir los títulos académicos, expedientes o certificados a otros idiomas, normalmente a la lengua oficial del país al que vayas a viajar, viene requerida por la institución para la cual vayas a aplicar; por ejemplo, si tú, estudiante de la Universidad de Alicante, has solicitado una beca para estudiar en la University of London, la University of London te pedirá que le entregues la traducción jurada al inglés de tus notas, diploma o título universitario que acredite que has superado el grado, diplomatura o licenciatura española. Por lo tanto, debes preguntar a la institución de destino qué documentos debes entregarles traducidos y jurados, sin falta.

Trayma Traducción Jurada Intérprete JuradoDebes saber que estos documentos los traduce y jura un TRADUCTOR JURADO. Los traductores jurados, en España, tras ser poseedores del título de licenciado en traducción e interpretación o título extranjero homologado y pasar un exhaustivo examen, son nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Finalmente, es este nombramiento el que los habilita para realizar las traducciones juradas entre español y una lengua extranjera.

Se convierten en traducciones juradas una vez han sido consignados el sello y la firma del traductor jurado. Esto les confiere la cualidad de documentos oficiales con la misma validez legal que el original y dando fe de ello. Por lo tanto, ten mucho en cuenta que para que la traducción sea totalmente válida, esta solo puede realizarse en papel, debido a que debe incluir la firma y el sello originales del traductor jurado. Por cierto: no existe obligación legal alguna de presentarlas en papel timbrado de la FNMT.

Trayma Traducción Jurada Cuño Traductor JuradoDesde Trayma Traducciones te aconsejamos que realices este trámite con tiempo, pues depende del número de folios o de palabras que contenga el documento a traducir, puede llegar a entregarse entre un día y una semana. El proceso de traducción no es lento, si no que necesita realizarse con calma y correctamente; incluso si existen dudas terminológicas  y conceptuales, poder afianzarlas preguntando y comparando fielmente al documento original. Si esto no lo prevés, podrías perder la convocatoria o llegar tarde con el plazo de entrega. Así que, sin prisa pero sin pausa.

Respecto a los costes, estos también varían según número de documentos a traducir y/o palabras que estos contengan. Hay muchos traductores jurados que pueden hacértelo por 30 €, pero debes tener en cuenta todo que estos deben cumplir en profesionalidad y plazos. Si buscas a alguien que conoce el sistema, la terminología y los conceptos, y además, se dedica a ello todos los días, seguramente te agilice el proceso y no tengas problemas a posterior. Sí se han dado casos de no aceptar las traducciones juradas; así pues, confía en aquellos profesionales que se dediquen a ello de forma continua.

En resumen, queda claro que es absolutamente necesaria la traducción jurada de tu expediente, diploma y/o título universitario al idioma oficial del país al cual vayas a viajar, ya que la institución de destino necesita un documento fiel, firmado y sellado por un traductor jurado del idioma en cuestión. Se suelen hacer entrega de los documentos jurados entre uno y cinco días, dependiendo de la longitud del documento o documentos; y los costes varían entre treinta euros la traducción jurada de un documento y en proporción según la longitud y contenido del mismo.

20 años del Magister Lvcentinvs y de la Asociación de Antiguos Alumnos (AAAML)

XX ANIVERSARI MAGISTER LVCENTINVS TRAYMA TRADUCCIONESComo ya sabéis, soy Antigua Alumna y actual profesora de terminología jurídica del Máster Magister Lvcentinvs de la Universidad de Alicante. Ya por el 1997, hace 17 años, decidí cursar este máster para especializarme en Propiedad Industrial. Este sábado 21 de junio conmemoramos la familia Lvcentinvs sus primeros 20 años de vida.

Coincide con la ceremonia de Clausura del Máster, para lo que nos reuniremos a las 12:00 h. en la Sede Ciudad de Alicante de la Universidad de Alicante, entre otros, con el equipo Lvcentinvs, directores, profesores, amigos, Antiguos Alumnos, alumnos actuales y con representantes de diferentes organismos de la Propiedad Industrial e Intelectual (OMPI, OAMI, OEPM, CPVO).

Durante el acto, tendremos el placer de tener entre nosotros al Sr. Martin Ekvad, Presidente de la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales, quien nos hablará brevemente sobre el sistema comunitario de protección de variedades vegetales. Luego algunos comerán en alguna barraca, y aprovechando que la fecha coincide con las Hogueras de Alicante, y ya al anochecer, sobre las 21 h. el broche final en el Restaurante Aldebarán, en el Real Club de Regatas de Alicante con la tradicional Cena Lvcentina.

Espero encontrarme con muchos compañeros del sector y con expertos en Propiedad Industrial e Intelectual. Desde aquí, y en nombre de mi Agencia de Traducción, TRAYMA Traducciones y Marcas, quiero dar la enhorabuena y las gracias al comité organizativo del Máster y a la querida asociación AAAML por su excelente labor, por su empeño y dedicación, y por hacer que la Propiedad Industrial lidere el éxito de nuestra economía nacional y mundial. Como traductora especializada en Propiedad Industrial me siento querida por la familia lvcentina pues siempre me ha arropado a pesar de no ser “licenciada en Derecho”. Somos un tándem que nos complementamos perfectamente y espero seguir ayudando a muchas empresas en su aventura internacional en pro de un futuro más enriquecedor; la PI entró en nuestras vidas el primer día de clase y seguirá con nosotros por siempre.

XX-Aniversario Magister Lucentinvs

INTELLECTUAL PROPERTY v. INDUSTRIAL PROPERTY – ¿PROPIEDAD INTELECTUAL o INDUSTRIAL?

Experiencias de una traductora especializada en PI 

Como traductora especializada en temas de PI siempre he tenido una espinita clavada en cuanto a la falta de colaboración o conexión entre los Agentes o abogados especializados en PI y los traductores; el resultado es que en muchas ocasiones no se traduce bien y es mi humilde opinión que los traductores, que por regla general, no están muy especializados y, por otra los especialistas, abogados y agentes, no se plantean, a buen seguro por falta de tiempo, colaborar activamente unos con otros.

A este respecto os puedo contar una serie de anécdotas que me sucedieron en el pasado y que aún, hoy siguen produciéndose, aunque con menor frecuencia. Durante mi estancia en la Comisión Europea, un traductor del Centro de Traducciones de Luxemburgo (que traducen para la OAMI) me preguntó en el comedor de la Comisión Europea mientras almorzábamos lo siguiente:

oami trayma traducciones y marcas alicante“Oye, Verónica tú que eres de Alicante y allí está la OAMI tal vez sepas qué es eso de WIPO, pues me lo encuentro mucho y no sé muy bien a qué se refiere. También podrías aclararme lo de marca notoria, que en inglés seguro que será “notorious trade mark”, sin duda alguna. Ah, y ya puestos también me aparecen la siguiente abreviatura, CAM, Comunidad Autónoma de Murcia, he pensado yo que sería la opción, se trata de unos folletos en los que se habla de financiación para pymes, etc.”

A lo que yo gustosa respondí: “Caja de Ahorros de Murcia, OMPI y “well-known trade mark”. Si hasta el momento, tenía mi espinita clavada por la falta de especialización de los traductores, a partir de entonces, me dije: Verónica o haces algo al respecto, o directamente te retiras, abandonas esta profesión y a dormir. Fue entonces cuando inicié mi andadura profesional como traductora especializada en este sector.

No obstante, también se da, el caso contrario. En el binomio inglés-español con el que trabajo existe una serie de términos que dan origen a cierta confusión y compresión por parte del API nacional, conocedor de su terminología pero no tanto de la del otro idioma. Ahí es precisamente donde los traductores de PI representamos un papel determinante.

Los derechos de propiedad industrial son poco conocidos al ser relativamente modernos,_ aunque hoy ya mucho más que hace 10 años_, y estar encajonados en una área muy concreta del Derecho mercantil que, a su vez, se halla enmarcada en el Derecho internacional privado. En este breve espacio no podré explicar el contenido de las diferentes leyes con sus dificultades añadidas del Derecho consuetudinario inglés y el español, de influencia napoleónica, pero sí espero aclarar algunos conceptos clave que ayuden al traductor cuando se encuentre ante ellos.

Aunque conozcamos perfectamente la terminología, es importante saber cuál es el razonamiento que ha de seguir un traductor a la hora de localizar el término adecuado y preciso. Ejemplo: INTELLECTUAL PROPERTY – PROPIEDAD INTELECTUAL

En ocasiones el uso de determinados términos no bien empleados nos lleva a confundir la música clásica con el rock, haciendo daño al oído de aquél que tiene unos conocimientos básicos del tema. Se puede entender el que un pequeño empresario se acerque por 1ª vez a la Oficina de Patentes y Marcas (OEPM) o en la OAMI para informarse sobre sus derechos de propiedad industrial, porque ha oído por ahí que es una práctica cuasi generalizada entre las pymes hoy en día, y se presenta en el Registro y dice: “He venido aquí porque me gustaría “patentar” una marca (…)”. El funcionario de turno, cansado de corregir el mismo error un millón de veces, lo hace una vez más y le dice: “Perdone Sr., ¿usted quiere decir registrar una marca o es que ha inventado algo y lo quiere patentar?” intentando aclarar un poco la terminología.

Lo peor de todo es que los periodistas, (muy bien informados) confunden un término con otro, pero aún resulta más preocupante cuando publicaciones de renombre como la Enciclopedia Grand Larousse Universal (en la época en la que no existía Don Google) decía lo siguiente:

LAROUSSE

“Según las leyes de marcas y de patentes, puede ser objeto patentable todo perfeccionamiento cuya finalidad sea la de modificar las condiciones esenciales de un procedimiento para, de este modo, obtener algunas ventajas sobre lo ya conocido”.

Cuando se refiere ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE a la ley de patentes, si se nos ocurre acudir a las instituciones especializadas como la OMPI con sede en Ginebra resulta que nos confunden un poco ya que nos hablan de Propiedad Intelectual con el significado idéntico al que le otorga el término inglés “Intellectual Property”. La aclaración la encuentro, no obstante, al hecho de que ha sido y es un organismo con traductores latinoamericanos para la lengua española y debido a su influencia con EE.UU. han adquirido ese mismo concepto. Hasta tal punto es así que en la actualidad los profesionales del sector dirán Prop. Intelectual o Industrial y sólo el contexto y el entorno físico en el que pronuncien dichos términos determinarán si incluyen los derechos de autor o no. De manera más detallada, incluyo la siguiente explicación:

OMPI

P. INTELECTUAL: Según la OMPI (Organización Mundial de la Protección Intelectual), (WIPO en inglés) la P. Intelectual comprende dos ramas principales:
a) la propiedad INDUSTRIAL (especialmente las invenciones, marcas de producto y de servicio, dibujos y modelos industriales y denominaciones de origen, etc..)
b) el DERECHO DE AUTOR (especialmente las obras literarias, musicales, artísticas, fotográficas y audiovisuales).

En su traducción al inglés, la OMPI se refiere así:
INTELLECTUAL PROPERTY comprises two branches:
a) INDUSTRIAL PROPERTY
b) COPYRIGHT

Es decir, que tendríamos un término omnicomprensivo que abarcaría la P. Industrial y el derecho de autor, que sería PROPIEDAD INTELECTUAL, término empleado con este significado en convenios internacionales ratificados por España y de uso creciente en los países comunitarios.

PERO, lo cierto es que en ESPAÑA, la denominación P. INTELECTUAL se emplea para calificar lo que en toda Europa se denomina Derechos de Autor. Esto quiere decir, que en España está bastante difundida la denominación Derecho de Propiedad Industrial, que procede de la doctrina italiana, así como de la larga tradición legislativa de origen francés, que arranca de los momentos inmediatamente posteriores a la Revolución Francesa.

En español el término INTELECTUAL sólo hace referencia al INTELECTO, o sea los derechos de propiedad intelectual son los derechos conferidos a las personas sobre las creaciones de su MENTE. Suelen dar al creador un derecho exclusivo sobre la utilización de su obra por un plazo determinado. Lo que en el derecho anglosajón se conoce como COPYRIGHT que protege más la copia que el autor, al contrario que “derechos de autor”.

trayma traducciones propiedad industrial v propiedad intelectualNo obstante, en ocasiones también nos encontramos con el término en inglés: INDUSTRIAL PROPERTY haciendo referencia precisamente a la definición de Intellectual property anteriormente mencionada, es decir: INTANGIBLE PROPERTY RIGHTS (as ownership of a trademark or patent) connected with agriculture, commerce and industry. (Según el diccionario WEBSTER´S 3rd NEW INTERNATIONAL DICTIONNARY)

Como podéis comprobar un preciado terreno para TRADUCTORES, pues dependerá de la influencia que ejerza el traductor a la hora de traducir dicho término al español, el que prevalecerá. Personalmente lo que aconsejo es acudir siempre al profesional en la materia y a la documentación y legislación pertinentes para aclarar términos y conceptos. Podéis encontrar en este post más información sobre Copyright y Derechos de autor.   

 

Verónica González

 

Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, ¿o Copyright?

Estimados amigos:

Día Mundial del Libro y del derecho de autor o copyright trayma traduccionesHoy conmemorando el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor he recibido una recomendación de la Fundación del Español Urgente Fundéu que transcribo textualmente así:

“Copyright es derechos de autor. El anglicismo copyright, que significa ‘derecho de explotación y reproducción de una obra intelectual, artística o científica’, puede traducirse al español por derechos de autor o derechos de edición. No obstante, si por alguna razón se prefiere usar el término inglés copyright, ha de hacerse en cursiva, o entre comillas si no se dispone de ese tipo de letra.”

Yo, como traductora especializada en Propiedad Industrial e Intelectual difiero mucho de lo que dice en esta ocasión, a pesar de que en muchas otras me parecen muy acertadas sus matizaciones. La mía hoy es que NO es lo mismo Derechos de Autor que Copyright, porque son términos que proceden de dos ámbitos jurídicos distintos, el napoleónico en el primer caso y el anglosajón, en el segundo.

Sin entrar en mencionar artículos de las correspondientes leyes, únicamente desnudando ambos términos podemos ver que Copyright protege la copia de la obra más que al autor,  mientras que los derechos de autor dirigen su protección hacia el autor y no a la obra. Son formas de ver la vida distintas, son partes de nuestro sistema neuronal que tienen unas prioridades distintas, por eso difiero de lo que dice Fundéu. Además, en el caso español se expresa dicho concepto en plural: derechos de autor y tiene su sentido, pues protege tanto los derechos patrimoniales o de explotación como los morales.

En lo que sí estoy de acuerdo es en escribir en cursiva el término Copyright por supuesto que sí, como toda entrada foránea en nuestro idioma. En cualquier caso, yo traduciría Derechos de autor a inglés por Author’s Rights y no por  Copyright por lo que acabo de explicar.

Espero paséis un buen día leyendo millones de traducciones, pues muchos leerán eso mismo, traducciones de originales por ende, hoy los traductores, creo que tenemos que celebrar un poquito también nuestro día.

¿Qué figura jurídica utilizan los Agentes de Propiedad Industrial y Abogados especializados en PI para defender los intereses de marcas NO REGISTRADAS de sus clientes?

wipo pub 483 reg marcas  trayma traduccionesPues bien, el Derecho británico utiliza la figura del “passing off” pudiendo proteger signos distintivos que no poseen la cualidad de marcas registrada. Si se puede probar que una determinada persona física y/o jurídica viene usando un signo en el mercado que ha adquirido goodwill, es decir, fama, prestigio y buena reputación, podrá demandar a la otra empresa y/o persona que haya utilizado la misma marca, tanto en el mercado nacional como internacional, y que hubiera atentado la marca del titular no registrado. El abogado británico puede demandarlo conforme a la figura jurídica del “passing off”.

Sin embargo, ¿qué sucede en España? ¿Cómo puede un abogado español o Agente de Propiedad Industrial defender esta misma situación? Normalmente, recurriendo a la ley de competencia desleal; opción que los anglosajones también pueden utilizar pero que les gusta menos. Concretamente, en España se protege una marca que no ha sido registrada a través de la Ley de Competencia Desleal 3/1991.

Lo que se protege a través del artículo 11 de la Ley de Competencia Desleal es la imitación del producto o servicio (la creación material, técnica, artística, estética y ornamental), protegiendo la reproducción idéntica o muy similar de los resultados del trabajo ajeno, y no la procedencia empresarial que quedaría protegido a través del artículo 6 de la misma ley (actos de confusión).

Esta ley se aplica subsidiariamente para perseguir conductas referentes a la propiedad industrial que son contrarias a los principios de competencia leal, como por ejemplo el uso de un símbolo que no tiene consideración de marca (porque carece de registro en la Oficina Española de Patentes y Marcas) propiedad de un competidor puede ser perseguido como “acto de confusión” (art. 6), “acto de engaño” (art 7) o “acto de imitación” (art 11), de acuerdo con las circunstancias del caso concreto.

Como ejemplos, tenemos el caso australiano de Cadbury Schepper v. Pub Squash [1981] RPC 429 cuya sentencia fue extremadamente reacia a conceder protección a demandas por passing off sobre la base de la imitación de ciertos signos que no son propiamente marcas. En este caso, el demandante se amparó en la ley del passing off para denunciar la imitación de las ideas o valores subyacentes en una campaña publicitaria de su bebida: la “hombría” y “aventura”, el demandante consideraba que habían adquirido distintividad con su producto. El tribunal, a pesar de reconocer que el defendido había ganado ventaja copiando la campaña publicitaria del demandante, no estimó la acción debido a que entendió que el público no había sido engañado respecto a la marca o signo distintivo.

En realidad, el verbo “to pass off” significa “engañar haciendo pasar los productos de uno, o la marca, por los de otro, usurpar, cometer fraude por imitación”. Lo que sucede es que en el contexto jurídico se trata de una figura tan específica del Derecho anglosajón y no existiendo equivalencia alguna en el Derecho español, se opta por no traducirlo y dejarlo en cursiva en inglés. Desde el punto de vista del traductor, lo dejaríamos así y luego entre paréntesis, añadiríamos una escueta explicación.

Saludos. Espero vuestros comentarios.

HACER UNA TRADUCCIÓN NO ES HACER UN HUEVO FRITO

www.trayma.comCon esta frase tan sugestiva espero se entienda que las traducciones llevan un proceso y que no se hacen en un momento. Más que un huevo frito, hacer una traducción en la jerga culinaria tan de moda últimamente, sería más bien cocinar un buen guiso. Todo guiso se deja reposar para que coja más sabor (_al menos, eso me enseñó mi abuela_) y precisamente esto es lo que los clientes no saben o no entienden bien.

Muy al contrario de esta premisa que puede ir ligada a múltiples refranes del tipo: “Las prisas no son buenas consejeras”, “Lo barato sale caro” los clientes nos piden las traducciones siempre, y digo bien SIEMPRE, para el día de antes y lo más barato posible. Cuando yo empecé a traducir, hace 18 años, el concepto de URGENCIA difería mucho del de ahora; las nuevas tecnologías han ayudado a que lleguemos antes a todo pero también nos han hecho vivir de manera más precipitada y desordenada. Estas tecnologías han empeorado la situación del traductor en el sentido de que las traducciones no juradas se envían por correo electrónico y llegan a su destinatario de manera casi instantánea. Hace 20 años se enviaban por correo postal o a lo sumo por módem primero y más tarde por fax. Lo malo es que los primeros faxes eran térmicos y en blanco y negro; por tanto, la tinta del papel desaparecía con el tiempo, así que siempre había que enviarlas por correo postal o incluso llevarlas en mano a su destinatario.

Muchos colegas traductores se sentirán muy identificados conmigo en lo que a las prisas se refiere. No hay cliente que no pida algo así, y además si es posible, barato. Hace años se cobraba por urgencia, hoy en día, todo lo contrario; la labor del traductor en España, además de traducir es ser educador de sus clientes, les ha de enseñar cuánto se puede traducir en un día y que no somos máquinas, que los textos han de reposar y llevar su tiempo de cocción X, dependiendo del tipo de texto. No todos los guisos ponen el mismo tiempo, también se puede cocinar con olla exprés o con Thermomix, pero también en la olla de toda la vida. En la traducción, sucede lo mismo, por ello, como buenos traductores antes de empezar a traducir hemos de informar a nuestro cliente, no sólo del precio sino también de lo importante que es la calidad del trabajo bien hecho y éste lleva su tiempo; ni más ni menos, su tiempo.

Deseo profundamente, que al menos mis clientes, entiendan muy bien esta reflexión y la interioricen en la medida de lo posible. Gracias a este espacio, que deja que me desahogue un poquito; ahora a seguir traduciendo que los minutos vuelan, con dolor de cuello por la tensión acumulada, los dedos engarrotados de tantas letras que tecleo al cabo del día y los ojos cansados que ya casi ni son capaces de abrirse. Sigo a las 12 de la noche traduciendo para todo aquel que me lo pida, pues al fin y al cabo, traducir es mi pasión, además de mi profesión.

¡Buenas noches!